Qué hacemos >  

Helen Keller y la superación de los límites

  • Helen Keller, (Alabama 1880 - Conneticut, 1968) la superación de todos los retos

Nació el 27 de junio de 1880 en Tuscumbia, Alabama, en una casita rodeada de madreselvas y rosas amarillas en el seno de una familia de gobernadores y generales. El destino de Helen Keller era convertirse en una pequeña y despreocupada "princesita" sureña, pero a los diecinueve meses unas fiebres, probablemente provocadas por la meningitis, la dejaron sorda y ciega y poco después también perdió el habla. La acomodada y apacible vida de los Keller se había truncado repentinamente.


Con menos de dos años su contacto con el mundo se frenó virulentamente. La impotencia que sentía sumada a la sobreprotección con la que fue criada provocaba en ella constantes ataques de ira y un sufrimiento insostenible. Toda la familia giraba en torno a ella y su mayor preocupación era qué iba a ser de Helen en su vida adulta.


La familia Keller viajó al norte, donde el prestigioso logopeda Alexander Graham Bell (sí, el mismo que patentó el teléfono) les puso en contacto con el Instituto Perkins: Una joven profesora se trasladó a Alabama con la familia. Y así llegó Anna Sullivan a la vida de Helen Keller, tres meses antes de que cumpliese los siete años.


Una vez solas Sullivan comenzó a desarrollar un método educativo que consistía en hacer que Helen tocase un objeto para después deletrear su nombre sobre la palma de su mano en un intento de hacerle comprender que cada cosa tenía un nombre. Pero el mundo interior de Helen estaba vacío y la frustración por la falta de resultados comenzaba a hacer mella.


Hasta que un día tras pasear cerca de una fuente, Anne colocó la mano de Helen bajo el agua y deletreó sobre ella la palabra “agua” y de pronto, aquella primera palabra infantil que según sus padres había sido pronunciada de manera tan temprana que casi parecía un milagro, brotó en ella como el líquido de la propia fuente. Agua. “De golpe el misterio del lenguaje me fue revelado”, escribió Helen sobre aquel momento.


Aquel día, después de que el agua hiciese la luz, Helen aprendió más palabras: madre, padre, hermana, maestra… por primera vez se acostó deseando que amaneciese cuanto antes.


A los 16 años siguió cumpliendo sueños y se matriculó en la Escuela Cambridge para preparar el ingreso en Radcliffe, el centro femenino de la Universidad de Harvard, en el que se graduó con honores. Fue la primera mujer sordociega en conseguirlo.


En Radcliffe surgió otra de sus grandes pasiones, el activismo. Tras tomar conciencia de la situación de los ciegos que pertenecían a las clases más humildes y de la estrecha relación entre discapacidad y pobreza se interesó por los derechos de los trabajadores y comenzó a apoyar los movimientos socialistas femeninos. Esto le llevó a ser investigada por el FBI y verse incluida en una lista de "comunistas peligrosos". También luchó por el voto femenino, se interesó por los derechos de los afroamericanos y por la neutralidad de los Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial.Profundamente pacifista, años después visitó Hiroshina y Nagasaki donde dio discursos contra la guerra. Sus ideales fueron motivo de burla en los periódicos, los mismos que habían alabado su capacidad de superación y la habían convertido en un icono nacional.


el amor le fue trágicamente esquivo en el terreno de la amistad puede presumir de haberse codeado con lo más granado de la intelectualidad norteamericana: a los nombres de Bell y Twain con quien mantuvo una relación cotinuada hay que sumar los de Charles Chaplin, Eleanor Roosevelt o John Fitzgerald Kennedy. Nadie se sustraía al encanto y el influjo de Keller que en 1964, fue galardonada con la Medalla Presidencial de la Libertad, el más alto premio para personas civiles otorgada por el presidente de los Estados Unidos Lyndon Johnson. Falleció cuatro años después,  el 1 junio de 1968. Es un ejemplo de superación incontestable y su autobiografía forma parte de los planes educativos de varios estados.

MATERIALES RELACIONADOS
Imágenes
  • 1 de 1

  • SEDE PRINCIPALVIGO

    Avda. Martinez Garrido 21, interior
    36205 Vigo (Pontevedra)
     

    986 253 176

  • CALOR-CAFÉ A CORUÑA

    Barrio de las Flores
    C/ Azahar bloque 48, portal 10-bajo
    15008 A Coruña

    881 896 801

  • El desarrollo de esta WEB ha sido posible gracias al mecenazgo de la Fundación Barrié y la RSC de Edisa Logo FBarrie Logo EDISA